Translate

domingo, 22 de enero de 2017

SIN TENDENCIA EN LAS PRECIPITACIONES EN ESPAÑA

Los datos de precipitación desmienten las previsiones catastrofistas del calentamiento global




     













      Para la internacional ecoprogre nuestros conocimientos sobre el Sistema Climático son ya tan perfectos que nos permiten conocer con precisión la evolución y comportamiento del mismo en todas sus variables para las próximas décadas cuando menos. No cabe discusión científica sobre ningún tema relativo al Clima según la autoridad competente y cualquier disidente debe ser ignorado e incluso perseguido.
 
     ¿Esta actitud, aparte de ser una burla del método científico se corresponde con la realidad de la parte del Cambio Climático observado hasta ahora?

     En el capítulo 12 del tomo técnico del quinto informe del IPCC dedicado a la base científica del asunto (Cambio climático a largo plazo: proyecciones, compromisos y irreversibilidad) se aventuran las predicciones en temperatura y precipitación para todo el Mundo durante lo que queda de siglo XXI.

     Hoy nos fijaremos en la precipitación como ejemplo, dejando para mejor ocasión la temperatura. Se afirma en ese informe que los patrones de precipitación se caracterizarán por incrementos en las altas latitudes y en las zonas húmedas de altas latitudes. Y también que habrá menos precipitación en las regiones secas, incluyendo gran parte de los subtrópicos.
 
     El apotegma, lo húmedo será más húmedo y lo seco más seco ha sido confirmado según este informe. Suena a admonición bíblica más que a predicción científica.
"En conclusión, la precipitación se incrementará muy probablemente en las altas y algunas de las medias latitudes, más probablemente que lo contrario, decrecerá en los subtrópicos"

    ¿Qué pasará en nuestro país en general ya relativamente escaso en precipitaciones? Ya sabemos que, por todos los medios de desinformación, nos espera a los españoles un clima futuro espantosamente seco y cálido para que nos dejemos estafar con el tema de las renovables, tan rentables, como se está viendo con el continuo aumento del precio de la electricidad.
 
   Esto se visualiza en las figuras del informe en las que, repartidas en todas las estaciones lluviosas, el panorama es siempre el mismo: disminución progresiva de la precipitación en toda la zona mediterránea. Los colores sepia indican menos precipitaciones.

Cambios en tantos por ciento proyectados en la precipitación para el período 2016-2035 por una media del conjunto de modelos CMIP5 para el invierno (DJF), primavera (MAM) y otoño (SON).

 
 
 
 
    Y las proyecciones de AEMET, como no puede ser de otra forma, también se auguran tiempos difíciles para los recursos hídricos:


   Con el reanálisis NCEP se pueden hacer fácilmente las comparaciones entre los 19 años más recientes con los anteriores hasta el año 1980. En las latidudes cercanas a los 40ºN, donde se sitúa nuestro país han predominado los aumentos de precipitación.  Llama la atención el gran aumento en las cercanías del anticiclón semipermanente de las Azores, al que se le cabría suponer que estuviera reforzado por los efectos del calentamiento global.
 
 
 



 
Como ejemplo de la nula tendencia en la precipitación en nuestro país cojo cuatro ejemplos repartidos por toda la península. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En conclusión, la nula tendencia de la precipitación en España durante el siglo XX y el principio del XXI pone en duda tanto las predicciones climáticas del IPCC como la verosimilitud de que conocemos ni siquiera razonablemente bien el Sistema Climático. 

viernes, 6 de enero de 2017

BRUTAL ASCENSO DE LA TEMPERATURA DEL PLANETA DE....0,02ºC


Definitivamente 2016 es, por dos centésimas sobre 1998, el año más cálido desde 1979, según los satélites

FUENTE     http://www.drroyspencer.com/

     Del blog de Roy Spencer,  climatólogo e investigador principal en la Universidad de Alabama en Huntsville, y Jefe del equipo científico de Estados Unidos para el radiómetro de escaneo, AMSR-E del satélite AQUA de NASA. Ese radiómetro, aunque no carente de posibles errores de medida, es capaz de sondear las temperaturas de las distintas capas de la atmósfera sobre todo nuestro planeta. El valor medio global de la anomalía de temperatura para diciembre fue de +0,24ºC (con respecto al  valor medio de 1981-2010).

   Desde el anterior El Niño fuerte de 1998 no se habían alcanzado valores tan altos como los de este años y cabía preguntarse si el reciente El Niño unido a las supuestos aumentos por el calentamiento  antropogénico superaría ampliamente aquel. Estadísticamente las dos centésimas de ventaja de este años carecer de significación estadística. Incluso se puede asegurar que las centésimas se puedan considerar válidas en instrumentos con errores de medida de como poco una décima.



    La representación de la anomalía de temperatura del año entero 2016 se visualiza abajo. Se ve claramente la principal anomalía positiva en la zona ártica y la negativa en la antártica. En España el valor ronda entre las 0,2 a 0,6ºC. En el Pacífico, y en general en todas las zonas tropicales se observa también la influencia que en el 2016 han tenido las temperaturas anormales del océano debido al fenómeno de El Niño.





     La tendencia mundial de esa anomalía desde que hay medidas, noviembre de 1978, es de 0,12ºC por década. Nada espectacular si tenemos en cuenta que en mucha zonas, los años setenta fueron especialmente fríos.





    Y por fin diciembre, con acusadas anomalías frías en zonas continentales del hemisferio norte, y la cálida de Europa occidental debida al anticiclón de bloqueo de las Islas Británicas.
 

 
 
     En conclusión, la visión objetiva de los satélites nos describen una subida desde los años setenta de una décima de grado por década, y desde 1998 alguna centésima, demasiado poco para el fin de la civilización.
 

 

 
 

jueves, 29 de diciembre de 2016

AHOGA MADRID


Con la excusa de la contaminación o el cambio climático lo que se pretende es atacar la base del sistema político y económico

   El Ayuntamiento de Madrid ha establecido el "estado de sitio" medioambiental en la ciudad debido a los supuestamente peligrosos niveles de contaminación por dióxido de nitrógeno. Las condiciones de estabilidad atmosférica se mantendrán bastantes días, como es habitual en Madrid, por lo que la presunta excepción se convertirá en norma. 
   La Organización Mundial de la Salud, organismo acreditado de la ONU para el alarmismo sanitario (como lo es la OMM para el alarmismo climático) afirma literalmente:

"La contaminación del aire representa un importante riesgo medioambiental para la salud. Mediante la disminución de los niveles de contaminación del aire los países pueden reducir la carga de morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares, cánceres de pulmón y neumopatías crónicas y agudas"
"Cuanto más bajos sean los niveles de contaminación del aire mejor será la salud cardiovascular y respiratoria de la población, tanto a largo como a corto plazo".

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs313/es/

   ¿Es razonable y realmente preocupante tener miedo a los niveles de contaminación por los efectos que pregona las Organización Mundial de la Salud, difícilmente demostrables por otra parte? Hay sencillos y objetivos índices que muchas veces se olvidan y que ponen en perspectiva la situación real. Veamos que ocurre por ejemplo con la esperanza de vida de los madrileños, índice medido fácil y sistemáticamente por el Instituto Nacional de Estadística:





    Como se ve la Comunidad de Madrid ostenta la mayor esperanza de vida de España con una media de 84,36 años, seguida a corta distancia por Castilla y León. No parece haber ninguna incidencia especial del factor contaminación teniendo en cuenta la homogeneidad en nuestro país de otros factores. Por otra parte nuestro país está en la parte alta de la tabla mundial de esperanzas de vida. 

    En realidad las propias conclusiones sobre los efectos de la exposición al NO2 son todo menos concluyentes. Se utilizan expresiones como "estudios toxicológicos con animales también parecen indicar...." "en estos estudios, los efectos observados en la salud se podrían haber asociado también con otros productos de la combustión..."
"Todavía no se cuenta con una base sólida que permita establecer un valor guía medio anual para el NO" mediante cualquier efecto tóxico directo"

En cuanto a los valores de 200 mg/m3:

"..se han notificado efectos agudos en la salud tras la exposición a concentraciones de más de 500 microgramos/m3 de NO2 durante una hora. Aunque el nivel más bajo de exposición que ha mostrado un efecto directo en la función pulmonar de los asmáticos en más de un laboratorio es de 560 mg/m3..." 

¿En más de un laboratorio? Es decir en otros no.


FUENTE: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs313/es/

    El objetivo en realidad es otro. Aprovechando el miedo y la alarma generado por supuestamente dramáticos problemas ambientales, y con la amplificación de los medios de comunicación, se pretende tener bajo control y extrema regulación la actividad económica, constriñendo las libertades individuales. Tengamos presente que el coche es un auténtico ejemplo moderno de la democratización del progreso económico, hecho que pone en guardia a las ideologías totalitarias.

   Como ejemplo puede valer el libro escrito por Naomí Klein, musa de la progresía ecosocialista y nueva generación de lo que se llamó "izquierda caviar" hace años. "Esto lo cambia todo: el capitalismo contra el clima" se titula. 

  El título nos ilustra sobre los sentimientos (llamarlos pensamientos sería excesivo) y las esperanzas que la internacional progre alberga en cuanto a los efectos que la aplicación de medidas contra el Calentamiento Global pudiera tener para acabar con sus grandes enemigos: la democracia liberal y la economía de libre mercado.




    En este libro se argumenta que la hegemonía del neoliberalismo está bloqueando cualquier intento de reforma seria para frenar el cambio climático y lograr una protección más eficaz del medio ambiente. En su libro propone como solución un cambio de "modelo social" tras eliminar el "capitalismo neconservador que nos ha llevado hasta aquí" y que "para poner freno a esta situación hacen falta cambios radicales".

      Para Klein lo que se llama crisis medioambiental puede ser una oportunidad para poner fin a las desigualdades y excesos del capitalismo. "No necesitamos un crecimiento indefinido sino reformular el sistema con una economía distributiva". Las energías renovables serían fuente de nuevos trabajos de forma que solucionaría el problema del paro. Lo que propone es una especie de nueva versión de la viejísima utopía socialista de Fourier y sus falansterios, aunque la sombra alargada y siniestra de las tiranías comunistas del pasado y del presente también aparecen en un segundo plano.

   En fin, que el objetivo real de las restricciones de tráfico en Madríd puede ser impedir este hecho insultante: 





FUENTES 
http://www.ine.es/jaxiT3/Datos.htm?t=1448
La Vanguardia, Público e INE


jueves, 22 de diciembre de 2016

LAS POLÍTICAS DE "CAMBIO CLIMÁTICO" CREAN POBREZA ENERGÉTICA

Las mismas ideologías que crean pobreza energética en nombre del cambio climático la combaten con dinero ajeno







    Ayer se producía en España un choque político entre los cuatro partidos hegemónicos en España, todos intercambiables políticamente, todos socialdemócratas y todos partidarios de usar dinero ajeno para conseguir votos a través de subsidios y subvenciones derivadas de las malas políticas energéticas.

    Unos, PP y PSOE, se adelantaban para "escenificar" el acuerdo para lo que llaman "resolver la financiación del bono social de la tarifa eléctrica y prohibir los cortes de luz a consumidores vulnerables", todo con dinero que, vía precios eléctricos, acabará siendo pagado por las clases medias españolas. En el último momento y un tanto patéticamente dejaban unirse a Ciudadanos, mientras que Podemos, excluidos, pataleaba por las calles, desencantados por el robo de una idea-fuerza que pensaban liderar ellos.
Fuente: https://goo.gl/WiqPtm

    El precio de la electricidad en España es de los más altos de la Unión Europea. Según el más reciente informe de Eurostat, oficina estadística europea, España tiene el quinto precio más elevado de la electricidad de consumo doméstico (ver figura). Sólo la superan Dinamarca, Alemania, Irlanda e Italia. Si se introduce  la variable del poder adquisitivo, sería la cuarta, detrás de Portugal, Alemania y Rumanía. En cuanto al gas natural, ostenta el dudoso prestigio de tener el tercer precio más alto de la UE.





     La causa que explica estos precios tan altos de la electricidad no es más que los errores de planificación en lo que respecta a la producción eléctrica, con un peso cada vez mayor en la potencia instalada de las fuentes llamadas renovables que, con excepción de la clásica hidroeléctrica, son ruinosas, diga lo que diga la propaganda político/activista. En la figura de abajo, de Red Eléctrica Española, se observa la composición de la producción eléctrica de este año. Gracias a las lluvias primaverales, la participación algo mayor de la hidroeléctrica ha favorecido una cierta contención del precio.

 

 
 
    En cuanto a la composición de la factura, véase que sólo un 24% de la misma es debido al coste mismo de la energía. El resto son impuestos, subvenciones a las energías renovables y otras circunstancias también achacables a éstas como es el coste de la distribución o las amortizaciones.
 

 
 
 
      En este contexto, se anuncia a bombo y platillo que la pobreza energética mata hasta 10.000 personas en España cada año. El cálculo, tan "riguroso" como es habitual en la ONU y organismo afines, se apoya en atribuir en hasta el 40% del número de muertes naturales que se producen más en invierno que en verano. Además nos enteramos que el frío mata más que el calor. ¡Interesante contradicción! saliendo de los partidarios del calentamiento global.
 


















lunes, 12 de diciembre de 2016

¿300.000 MUERTOS AL AÑO POR EL CAMBIO CLIMÁTICO? NI 300 NI 1000

La campaña de ACCIONA y National Geographic se apoya en datos que contradicen al mismo IPCC














    La empresa española ACCIONA patrocina los documentales producidos por National Geographic con el rimbombante nombre de "Los años que vivimos peligrosamente". La idea es fomentar o concienciar sobre los efectos, supuestamente ya visibles, del cambio climático. Entre otros datos no contrastados y que se comentarán a su tiempo, me ha sorprendido el uso del dato de 300.000 muertes al año vinculados hoy por hoy directamente al calentamiento global.
 
    Entre los análisis de impacto del fenómeno realizados en el quinto informe por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático no figura ninguna adscripción directa de muertes. Por otra parte, es más que discutible atribuir con precisión sus efectos directos a eventos, como huracanes, tornados, etc.. que a fin de cuentas siempre se han dado, haciendo muy difícil justificar en qué medida se dan ahora más que antes. 
 
    Rastreando el origen del dato, no obstante, llegué a su origen. Era una fundación llamada Global Humanitarian Forum que funcionó entre 2007 y 2010 en Ginebra,  desaparecida por falta de fondos. En teoría era una organización independiente para el debate y la colaboración sobre asuntos humanitarios. En realidad uno de tantos organismos parasitarios de la actividad burocrática de la ONU. El informe del que se ha extraído ese famoso dato de los 300.000 muertos anuales figura en el informe llamado "The anatomy of a silent crisis" en 2009.
 
    Los críticos han considerado que contiene más conjeturas que ciencia auténtica y que entre sus cálculos sobre desastres naturales meteorológicos incluye los terremotos, tal como relata la recensión de la revista time
 
    En cualquier caso atribuye un 40%  de la proporción del incremento en el número de desastres meteorológicos desde 1980 al cambio climático y un 4%  al incremento de los efectos negativos sobre la salud. Ambos cálculos son meras conjeturas que se apoyan en actitudes voluntaristas, e incluso se contradicen con los datos presentados por el último informe del IPCC y de las compañías de seguros.
    Empecemos por el número de eventos. La estadística del número de muertos por catástrofes naturales (línea azul de la figura) que nos muestra la compañía de seguros Swiis-Re parece ondular a ritmo de años con determinadas catástrofes: unas no son meteorológicas, como los tsunamis, y las que lo son tampoco se pueden atribuir directamente al cambio climático. Por cierto, todavía destaca como la mayor catástrofe la ola de marea de la tempestad de 1970 en Bangla Desh.
 

    En cuanto a la atribución de las muertes por olas de calor, ya conté en un artículo anterior que aunque (como ocurrió en el famoso verano de 2003 en España) la mortalidad por temperaturas altas puede aumentar, han de disminuir aún más en invierno por la misma razón.
http://meteorologosenlaniebla.blogspot.com.es/2016/07/el-calentamiento-global-disminuye-la.html



     En cuanto al pretendido influjo del cambio climático en el aumento de las muertes por enfermedad, me remito al último informe del IPCC. Admite la dificultad de atribuir tendencias y afirma que los índices de mortalidad continuarán cayendo. En conclusión, es imposible atribuir ninguna influencia sobre la salud humana ya que el efecto del cambio climático es de menor importancia en comparación a las demás variables actuantes.



 
 
   En conclusión, el dato de 300.000 muertes producidas por el cambio climático carece de base científica y no está avalada ni tan siquiera por el Panel Intergubernamente para el Cambio Climático, generando confusión y alarma que sirve, eso sí, a oscuros intereses políticos y económicos.  
 
 
 
 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

¿SE ESPERA UN INVIERNO HÚMEDO?

Las predicciones estacionales parecen apuntar a un invierno húmedo en las latitudes mediterráneas

 

    En diciembre podemos considerar que entramos en el invierno meteorológico, aunque astronómicamente estemos en otoño. Dada la extraña evolución de la circulación atmosférica que estamos viendo en las latitudes más altas del hemisferio norte hay cierto desconcierto y, tal vez, prevención en cuanto a sacar conclusiones, sobre todo  de las temperaturas, de como va a ser el tiempo de los próximos diciembre, enero y febrero. Las diferentes instituciones empiezan a tener listos sus productos.
      Un organismo internacional que se dedica a hacer predicciones estacionales para el Mediterráneo es MedCOF, foro regional internacional sobre la evolución probable del clima y en el que participan entre otros AEMET y METEOFRANCE. Su objetivo es reunir periódicamente a expertos de la región mediterránea para general una predicción estacional consensuada. 
 
   La reciente predicción de MEDCOF para los meses de diciembre, enero y febrero está basada en la salida de modelos dinámicos, modelos estadísticos y conocidas teleconexiones de rasgos climáticos de gran escala. Una débil La Niña está ahora en marcha en la zona tropical del Océano Pacífico y parece que se mantendrá durante el resto del otoño y parte del invierno, aunque no está demostrada la influencia del Pacífico en el clima europeo. La burbuja de agua fría que ocupa una gran área al sur de Groenlandia muestra también un tendencia a debilitarse, tendiendo a desaparecer la tendencia hacia un índice AMO (Atlantic Multidecadal Oscillation) negativo.

    No obstante, parece que dentro de un marco de mucha incertidumbre se apunta a la posibilidad de eventuales episodios de NAO (North Atlantic Oscillation) negativas. Esto implica como se ve en la figura, una situación invertida a la normal, con borrascas pasando por latitudes mediterráneas mientras que el norte de Europa se presenta el típico tiempo anticiclónico.
 
 
                             FUENTE   http://www3.uah.es/clima/prediccion/nao.htm
 
 
    En conclusión se predice para buena parte del Mediterráneo, incluido casi todo nuestro país mayores probabilidades de que se produzcan precipitaciones superiores a las normales. 



Precipitación prevista por Medcof para el invierno

 
  En cuanto a las temperaturas en España, en las costas mediterráneas es más probable que las temperaturas estén por encima de los normal, mientras que en el resto se muevan en valores normales.




Temperatura prevista por Medcof para el invierno 
 
   La agencia norteamericana NOAA también se aventura a hacer predicciones estacionales, aunque se renuevan decenalmente. La última salida contradice en parte las predicciones anteriores en cuanto a las precipitaciones, que esperan por encima de lo normal en la fachada atlántica de la península y normales en el resto.

En cuanto a las temperaturas, se esperan superiores a lo normal en toda Europa occidental
 

    Por último, la empresa The Weather Company aventura también un invierno con situaciones de bloqueo, debidas a la debilidad del vórtice polar, que tal vez podrían facilitar eventualmente el descuelgue de bajas frías desde el norte hacia la cuenca mediterránea. En cualquier caso predice temperaturas más frías en el norte europeo.
 
 
 
                                  http://www.theweathercompany.com/
 

lunes, 21 de noviembre de 2016

RECORDS HISTÉRICOS DE LA TEMPERATURA

La OMM aprovecha el último estirón de el fenómeno El Niño para apuntalar el Acuerdo de París







     En su habitual tono catastrofista y con atribuciones confusas la OMM ha emitido su informe provisional climático correspondiente a octubre. La gráfica que se muestra arriba, y que es un compendio de las temperaturas en superficie (tierra y océanos) de los principales centros mundiales "oficializados" por el IPCC, muestra al final la impresionante forma de palo de hockey tan querida y anhelada por los agoreros del cambio climático antropogénico y catastrófico.

     "Es muy probable que 2016 sea el año más cálido del que se tenga constancia.." Esta inicial afirmación esconde la incómoda realidad de que los datos de superficie, cuando los hay, son harto dudosos y discutibles, por las diversas razones muchas veces explicadas en este blog. Por otro lado, considerar datos globales de temperatura medidos en el siglo XIX, e incluso parte del principio del XX es una mera broma.

    Se habla de temperaturas más de 1ºC por encima de los niveles preindustriales (o sea del siglo XIX), mezclados con calentamiento producido por fenómenos naturales como El Niño, o con eventos habituales y corrientes como el huracán Matthew. Por cierto la temporada de huracanes ha sido decepcionante. Otro año será, no hay más que esperar. 
 
     Otras afirmaciones son sencillamente acientíficas: "Debido al cambio climático, ha aumentado la incidencia y los efectos de los  fenómenos extremos". Es indemostrable que episodios aislados meteorológicos puedan ser atribuídos al cambio climático cuando desconocemos la mayor parte del funcionamiento y variabilidad del Sistema climático.

    Vayamos a los datos. Las dos terceras partes del planeta son mares, así que la consideración reciente de valorar la temperatura de la superficie del mar es determinante. Se ha elegido así porque se daba la coincidencia de un fenómeno El Niño fuerte junto con temperaturas en el norte del Pacífico y del Índico muy por encima de lo normal. Como se ve durante el último mes, la situación se mueve hacia mares más fríos, como expuse en un anterior artículo.

    Los datos que, aunque con reservas, se pueden considerar realmente globales y libres de efectos locales son los obtenidos por los satélites. De ellos sólo tenemos información desde 1979, y son tratados por dos instituciones independientes, La Universidad de Alabama/Huntsville y RSS. Como se ve abajo, hasta el mes de octubre, por parte de UAH el año es el de mayor temperatura de capas bajas registrado, debido también en gran medida al fenómeno natural de El Niño. No hay que más que fijarse en los años 1998 y 2010 cuando también hubos eventos reseñables de ese tipo.



 
     La contribución de la temperatura atmosférica sobre los mares pesa más que la de los continentes, como muestro en la siguiente gráfica.  Por cierto, es curiosa la evolución de ambos grupos de datos, con una tendencia al alza más clara de los primeros que de los segundos.  La inercia térmica hará que este año posiblemente se batirá por el anterior máximo de 1998, seguramente no por mucho.
 
 
 
Remote Sensing System (RSS) da para el mes de octubre un valor decididamente más bajo. Fuente: Bob Tisdale.
 
 
    Igualmente, en un gráfico reunido por Bob Tisdale en el que se muestran las tendencias de los compendios de las medidas de estaciones de tierra/superficie del océano con los de los satélites, es fácil ver la divergencia que se está produciendo desde hace 18 años en los datos, sospechosamente desde los últimos ajustes.

 
 
 
    Y compárese con el mismo período del gráfico de la OMM. Cualquier parecido es mera coincidencia.
    Con todo esto la OMM pretende que el Acuerdo de París se transforme en acciones. 
Literalmente se dice: "Si se dispone de mejores predicciones climáticas en escalas temporales de semanas a décadas, los sectores fundamentales como la agricultura, la gestión de los recursos hídricos, la salud y la energía podrán adoptar medidas de planificación y adaptación de cara al futuro". Nótese que esos sectores prácticamente lo abarcan todo. En consecuencia: gobierno mundial, economía centralizada y regímenes totalitarios....si nadie lo  remedia.

FUENTES